© 2017 Creado y diseñado por Redmolacha2.0 para La Periférica CPTS.. Fotos de Anayara Cabrera.

En la mayoría de las ocasiones las niñas y los niños no expresan su malestar de modo directo, ni siquiera saben muy bien lo que les está sucediendo pero existe una inquietud que se hace patente. Este malestar puede ser verbalizado o expresado a través de diferentes conductas que en sí mismas, de modo puntual o aislado, no tienen por qué significar nada pero que dentro de un contexto, sí nos pueden dar pistas de que algo está sucediendo. En general, son alteraciones en su comportamiento habitual o la reaparición de comportamientos que ya no corresponden a su edad:

  • Rabietas, baja tolerancia a la frustración (ira excesiva)

  • Empezar a sacar malas notas, sobre todo si solía sacar buenas notas

  • Episodios repetitivos de tristeza y llanto

  • Aumento de los miedos, dificultad para separarse de las figuras de cuidado.

  • Aislamiento o dificultades para relacionarse con sus iguales.

  • Comportamientos muy agresivos (como morder, dar patadas o pegar)

  • Falta de apetito o atracones de comida.

  • Conductas obsesivas y rígidas en el juego u otras actividades.

  • Dificultades para conciliar el sueño o excesiva somnolencia

  • Cambios bruscos en el estado de ánimo

  • Dolores de cabeza, de estómago o malestar general sin causas físicas.

 

La psicoterapia infantil tiene como objetivo ayudar a las/os niñas/os a mejorar su bienestar emocional y social, mientras se les acompaña en el camino del desarrollo.

En otras ocasiones desde edades tempranas se presentan dificultades en la adquisición o desarrollo de comportamientos y habilidades funcionales importantes como: hábitos de autonomía personal, atención, lenguaje y comunicación no verbal, comunicación  e interacción social, con intereses restringidos o conductas estereotipadas (síntomas característicos de los Trastornos del Espectro Autista, o los tradicionalmente denominados Trastornos Generalizados del Desarrollo). En estas situaciones trabajamos estimulando el desarrollo de sus capacidades, ayudándoles a expresar e integrar sus emociones, e implicando a su entorno familiar, escolar y social en el proceso.

En terapia...

  • Se ofrece un espacio seguro y de confianza donde ir actuando y resolviendo los conflictos a su ritmo, tomando conciencia de sí mismas/os, y adquiriendo habilidades para enfrentarse a las diferentes situaciones de la vida. Todo ello a través del juego, así como a partir de metodologías vivenciales procedentes del psicodrama o la musicoterapia, invitandoles a explorar nuevas experiencias desde el afecto, la empatía y la diversión.

  • No solo se trabaja con la/el niña/o, ya que su proceso de desarrollo está íntimamente relacionado con su entorno, por ello es importante que la familia, principales referentes de cuidado, el colegio y otras posibles figuras relevantes,  formen parte (de diferentes modos) del proceso terapéutico.

Psicoterapia infantil en Aluche