© 2017 Creado y diseñado por Redmolacha2.0 para La Periférica CPTS.. Fotos de Anayara Cabrera.

EMMA GOLDMAN

Activista feminista y anarquista, pionera en la lucha por la libertad e independencia de las mujeres.

“Living my life” (Viviendo mi vida) fue el título con el que Emma Goldman bautizó su autobiografía publicada en 1931, tras una vida de lucha y activismo.

Nacida y criada en los guetos judíos de lo que era el imperio zarista ruso, en la actual Lituania, desde pequeña no se dejó atar ni por las obligaciones familiares ni sociales de su entorno. 1869 fue el año de su nacimiento, justo un siglo antes de uno de los iconos de la libertad sexual y la contracultura contemporánea: el festival de Woodstock, en los Estados Unidos. Y no es solo una coincidencia, ya que las ideas, la pasión y la dedicación de Emma Goldman siguen inspirando a activistas de hoy en día. Emma Goldman habló de libertad, una libertad entendida desde la parte más intrínseca de cada una que irradie a todas las esferas de la vida: "I want freedom, the right to self-expression, everybody's right to beautiful, radiant things." (Quiero libertad, el derecho de expresarse libremente, el derecho de cada una a las cosas bellas, radiantes)1.

Emma Goldman dedicó su vida a la creación de un nuevo orden social. Convencida que la organización política y económica de la sociedad moderna era fundamentalmente injusta, represiva y explotadora, abrazó los ideales anarquistas por su visión de libertad, armonía y de una verdadera justicia social. Confiaba en la inherente naturaleza buena de las personas por lo que una sociedad de hombres y mujeres libres crearían el sistema más productivo y justo posible.

Pero la libertad no se consigue sola, hay que luchar por ella, lo que le condujo a liderar muchas causas controvertidas e incómodas, tanto para el poder imperante como para ciertos sectores activistas de su época. Una oradora elocuente e impulsiva, una escritora de lenguaje preciso, se convirtió en abogada de la libertad de expresión, la libertad sexual y el aborto, la igualdad e independencia de las mujeres, la homosexualidad, de la religión como yugo, el cambio hacia un nuevo paradigma de educación y de los derechos y organización de las y los trabajadoras/es. De esa manera se fue ganando la fama de “extremadamente peligrosa y una de las dos anarquistas más peligrosas de Estados Unidos”2. País donde residió desde 1885 hasta 1919, año en que fue deportada a Rusia.

Conoció la revolución rusa y se desencantó por su falta de libertades, advirtió de los peligros del nuevo fascismo mientras vivía en diferentes países de Europa, trabajó con la CNT-FAI en su lucha contra el fascismo durante la guerra civil española y mantuvo su incansable lucha hasta 1940 que falleció en Toronto. Sus restos descansan hoy cerca de la plaza Haymarket en Chicago, lugar de la masacre de activistas en mayo 1886, uno de los puntos de inflexión de su vida que la puso definitivamente en la lucha activa contra las desigualdades y la libertad de las personas, con un eco especial en las mujeres:

“El desarrollo de la mujer, su libertad, su independencia debe venir desde y a través de ella misma. Primero asentando su personalidad y no como un objeto sexual. Segundo, negando a cualquiera el derecho sobre su cuerpo, ya sea como criada de dios, del estado, de la sociedad, del marido, de la familia, etc... Liberándose ella misma del miedo a la opinión pública y de su castigo”. 3

1 Living My Life, New York: Alfred A. Knopf, 1931, 56.

2 United States Attorney Francis Caffey, July 12, 1917, National Archives.

3 New York: Mother Earth Publishing Association, 1910, 217.

ARTÍCULO DE Jorge González Guillamón.