PERSONAS ADULTAS

Cuando decidimos iniciar un proceso psicoterapéutico, ya sea individual, en pareja o familiar, hemos dado el primer paso para el cambio.

El deseo por el cual se inicia una terapia suele estar asociado a la necesidad de entender y encontrar mejores formas de afrontar nuestro malestar, y el deseo de desarrollar maneras más reconfortantes y equilibradas de relacionarnos con nosotras mismas y con las demás personas.

Por eso desde La Periférica proponemos una relación terapéutica basada en el cuidado y la confianza, libre de juicios, creando un espacio seguro que permita explorar y compartir vivencias internas, emprendiendo el camino para aprender a afrontar experiencias dolorosas, reparar heridas, generar cambios y reforzar la autoestima.

Psicoterapia con personas adultas, despacho número dos